Ir al contenido principal

¿De Verdad Somos Tres?: Tercer libro trilogía "Tres No Son Multitud"

(...)

―No sé si voy a acostumbrarme a dormir solo. ―dijo Alejandro antes de volver a besar a Amanda. ―.Por extrañar, voy a echar de menos hasta tu cama.
―¿Solo a mi cama? ―rio Amanda notando los labios de Alejandro bajando por su cuello.
―Señorita González he dicho “hasta tu cama”, no tergiverses mis palabras que nos conocemos. ―comentó clavando su mirada en la de ella. ―. Mandy no sé cómo lo vamos a hacer pero esta distancia no puede durar mucho, yo ya los estoy echando de menos a los dos y aún no me he ido.
―Ale, no me digas estas cosas que ya bastante jodida estoy como para que me digas esto. ―dijo sin poder evitar las lágrimas.
―Eh, Mandy, no llores. Ya verás que encontramos una solución.
―¿Cuál?
―No lo sé pero algo se nos ocurrirá.
―¿El qué? ―preguntó antes de sentir los labios de Alejandro sobre los de ella. ― No necesito saberlo ahora.―dijo entre beso y beso.
―Podemos ponernos a pensar y dejar esto para otro momento. ―bromeó Alejandro.
―Ni se te ocurra―respondió Amanda sentándose sobre de él. ―. Además, ya sé lo que voy a hacer, te voy a secuestrar y no pienso pedir rescate.
―Vaya, señorita secuestradora y ¿qué piensa hacer para retenerme?
―Uhm…déjame pensar―le susurró Amanda al oído antes de comenzar a bajar con sus labios por su cuello.
―Uff… veo que vas a conseguir tu objetivo con mucha facilidad.
―Eres una presa fácil―dijo Amanda levantando la vista para clavarla en la de Alejandro.

Alejandro no podía borrar la sonrisa de su cara mientras notaba los labios de Amanda bajando por su pecho, sus ojos cerrados se abrieron de golpe. No estaban solos en la habitación, Alejandro estiró la mano para hacer parar los labios de Amanda cercanos a su ombligo.

―Diego, ¿pasa algo? ―preguntó Alejandro con voz entrecortada haciendo saltar como un resorte a Amanda bajo las sábanas.
―¿Mamá, qué haces ahí abajo? ―preguntó Diego al ver salir a su madre de debajo de las sábanas.
―Pues…que se coló un mosquito y lo estaba buscando antes de que me picara. ―dijo Amanda intentando mantener la compostura y credibilidad. ―. ¿Qué estás haciendo aquí, cariño? ¿Ha pasado algo?
―Tengo pipi.
―Cielo, pues, vamos al baño. ―respondió Amanda mientras Alejandro aguantaba las ganas de reírse.
Amanda se levantó y acompañó a un pensativo Diego al baño. Un par de minutos más tarde lo arropaba en su cama.
―Hala, a dormir. Buenas noches, piratilla.
―Buenas noches, mami―respondió Diego tras besar a su madre. ―. Mamá― dijo Diego cuando Amanda estaba ya saliendo de la habitación.
―Dime, cariño.
―¿Buscabas al mosquito a oscuras?
―Eh, ¿el mosquito? ―titubeó Amanda que ya había olvidado su propia excusa. ―Sí, claro, si enciendes la luz se esconde.
―Ah, no lo sabía.
―Bueno, pues, ya lo sabes. ―dijo Amanda mientras pensaba cómo se le había ocurrido una excusa tan tonta.
―Mamá―volvió a llamarla Diego.
―Dime, Diego.
―¿Lo encontraste?
―¿A quién?
―¡Mamá, al mosquito! ―exclamó Diego.
―Sí, sí, lo encontré. ¡Hala, a dormir que es muy tarde!


Amanda regresó a la cama donde Alejandro la esperaba muerto de risa.

(...)

Elva Martínez

Comentarios

Publicar un comentario

Me encanta leer tus comentarios y así poder mejorar...

Entradas populares de este blog

¿No me crees? Primer Capítulo

¿No me crees? está teniendo una inmejorable aceptación en Amazon. Nada más salir a la venta colibrí comenzó su vuelo en el top 100 de ventas. ¿No conoces a Colibrí y su historia? Te invito a leer el primer capítulo de su largo vuelo y, nada mejor que hacerlo al ritmo de su propiaplaylist en Spotify.  Ahora dale al play y emprende el inicio del viaje de Colibrí...

¡¡¡Feliz lectura!!!!
Capítulo 1: ¿No me crees?Agosto 2016


<<Solo una hora, solo te queda una hora de vuelo. Uff…Ya no puedo más, de verdad, ¿por qué estaré tan alejada de todo el mundo? ¿Quién me mandaría a mí irme a vivir a San Francisco? ¿A qué hora llego a Edimburgo? A ver, si salí de San Francisco a las siete y cuarto de la tarde, ¿qué hora es en Londres ahora?>>, se preguntó mirando el reloj, intentando hacer el cambio horario, percatándose de la cara de curiosidad de su compañera al ver la curiosa esfera de su reloj; regalo de su mejor amigo, que decía que aquellos números cayendo como si no les importara la ho…

De Perros y sus dueños: Akima.

Los tacones de Jelly repiqueteaban esperando el ascensor. Nada, parecía estar eternamente ocupado o, peor aún, estar roto. Volvió a mirar la hora en el móvil, no había duda tenía el tiempo justo de subir corriendo las escaleras, cambiarse de zapatos y bajar con Akima para ir a buscar a Fernando.
      Uff, siempre corriendo Jelly, parece ser tu sino desde que aterrizaste en Madrid, pensaba mientras corría por las escaleras. Puaff, pues si ahora se hace cuesta arriba, luego subiré con Fer y Akima. ¿Quién necesita gimnasio? Yo no, desde luego.
―Hola, guapa, igual estabas esperando el ascensor y nosotras lo teníamos aquí ocupado mientras le dábamos a la lengua. ―con una hipócrita sonrisa comentó la vecina del tercero. ―Nada, me habéis ahorrado el tiempo del gimnasio. ―sonriente contestó Jelly haciendo un esfuerzo para no fulminarlas con la mirada.
    Dos pisos más y estaba en la que era su casa por el momento, el piso de Gonzalo comenzaba a hacérseles pequeño. El despacho había sido r…

¿No me crees?

Sí, lo sé, llevo meses desaparecida de la blogosfera, de wattpad y, de casi todas las RRSS, pero eso no quiere decir que no estuviera con los dedos en las teclas. Sí, con menos asiduidad de lo habitual por mi regreso a las aulas pero no he de dejado de teclear.
        Bien, entre otras cosas he estado reescribiendo una historia, que meses atrás fue seguida por un increíble número de lectores en wattpad y, ahora está apunto de salir publicada tras haber pasado por chapa y pintura 
¿No me crees? es el título de la historia. ¿Fuiste una de las fieles lectoras? ¿La recuerdas? Refresquemos la memoria...