Ir al contenido principal

Tenías que ser tú.


 Sinopsis:

     Raquel y Roberto tienen una manera peculiar de conocerse. Tras estar dos horas encerrados en un ascensor sienten la necesidad de pasar más tiempo juntos. Poco tiempo, pues, Raquel regresa en pocas horas a Londres, ciudad en la que vive y trabaja. La distancia los separa, él en Madrid y ella en Londres, sin embargo, ambos sienten una conexión especial. Entre ellos, desde el primer momento, hay una "chispa" especial que los une. Sin embargo, aunque la distancia no sea el olvido sí es un gran incoveniente.  Ninguno quiere renunciar a su ciudad, a su trabajo...eso unido a la llegada de terceras personas y a las indecisiones genera el distanciamiento entre ellos.

             Raquel se casa y casi al mismo tiempo publica su primera novela, la cual la sube al estrellato literario sin apenas darse cuenta. De lo que sí se da cuenta es que su matrimonio con Fran es un auténtico fraude, entre ellos no hay chispa, no hay esa conexión sentida con Roberto.

               Dos años han de pasar para  volverse a encontrar. Raquel recién acaba de publicar su libro y ya nuevamente afincada en España se encuentra con Roberto en la presentación de su segunda novela, a la cual él ha acudido para volverla a ver...

Pareja proganista: 

 Raquel: 33 años, valenciana afincada en Londres durante casi una década. Profesora de Español que sueña con convertirse en escritora. Raquel consigue su sueño de convertirse en escritora de éxito al mismo tiempo se produce el gran fracaso de su vida, su matrimonio. Recién casada con Fran, español también afincado en tierras inglesas, se divorcia. Los celos de él por el que verdaderamente es el amor de su vida la hacen volver a su país, no a su ciudad. Raquel comienza su nueva vida en Madrid, la ciudad en la que conoció y vive Roberto.

Roberto: 33 años, vive y trabaja como ingeniero en Madrid. Ciudad en la que nació y conoció de una manera peculiar a Raquel. Roberto tiene la esperanza de volver a encontrarse con ella, el personaje masculino de la primera novela de Raquel le hae pensar que ella sigue pensando en él. No andando equivocado en sus pensamientos. Impulsivo, divertido y enamorado de su trabajo, precisamente el trabajo lo hace alejarse de Raquel.

      Junto a ellos iremos conociendo a un nutrido grupo de personajes, como Fran:  quien le sirvió de "tirita" a Raquel. Sí, porque, al fin y al cabo, sólo fue eso una "tirita", un "parche".


Booktrailer

video


¡Ya a la venta en Amazon!


Elva Marmed

Comentarios

  1. Oh, se ve que es un trabajo escrito con dedicación. Qué bueno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Alexander
      Muchas gracias por tus palabras. Dedicación toda y más.
      Un saludo

      Eliminar
  2. elva como todo lo que escribes con mucho talento se nota que te gusta fiel seguidora tucha un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Josefa
      Muchas gracias por tus palabras y por tu fidelidad. Espero que sigas disfrutando con mis próximas novelas.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. no puedo leer los capitulos :( como lo hago ?
    me ha encantado el libro tres no son multitud estoy esperando el siguiente :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Julietta
      Me alegra que hayas disfrutado de Tres no son multitud. En cuanto a Tenías que ser tú ya no se encuentra en el blog porque en un par de semanas será publicada la novela en Amazon.
      Saludos

      Eliminar

Publicar un comentario

Me encanta leer tus comentarios y así poder mejorar...

Entradas populares de este blog

¿No me crees? Primer Capítulo

¿No me crees? está teniendo una inmejorable aceptación en Amazon. Nada más salir a la venta colibrí comenzó su vuelo en el top 100 de ventas. ¿No conoces a Colibrí y su historia? Te invito a leer el primer capítulo de su largo vuelo y, nada mejor que hacerlo al ritmo de su propiaplaylist en Spotify.  Ahora dale al play y emprende el inicio del viaje de Colibrí...

¡¡¡Feliz lectura!!!!
Capítulo 1: ¿No me crees?Agosto 2016


<<Solo una hora, solo te queda una hora de vuelo. Uff…Ya no puedo más, de verdad, ¿por qué estaré tan alejada de todo el mundo? ¿Quién me mandaría a mí irme a vivir a San Francisco? ¿A qué hora llego a Edimburgo? A ver, si salí de San Francisco a las siete y cuarto de la tarde, ¿qué hora es en Londres ahora?>>, se preguntó mirando el reloj, intentando hacer el cambio horario, percatándose de la cara de curiosidad de su compañera al ver la curiosa esfera de su reloj; regalo de su mejor amigo, que decía que aquellos números cayendo como si no les importara la ho…

De Perros y sus dueños: Akima.

Los tacones de Jelly repiqueteaban esperando el ascensor. Nada, parecía estar eternamente ocupado o, peor aún, estar roto. Volvió a mirar la hora en el móvil, no había duda tenía el tiempo justo de subir corriendo las escaleras, cambiarse de zapatos y bajar con Akima para ir a buscar a Fernando.
      Uff, siempre corriendo Jelly, parece ser tu sino desde que aterrizaste en Madrid, pensaba mientras corría por las escaleras. Puaff, pues si ahora se hace cuesta arriba, luego subiré con Fer y Akima. ¿Quién necesita gimnasio? Yo no, desde luego.
―Hola, guapa, igual estabas esperando el ascensor y nosotras lo teníamos aquí ocupado mientras le dábamos a la lengua. ―con una hipócrita sonrisa comentó la vecina del tercero. ―Nada, me habéis ahorrado el tiempo del gimnasio. ―sonriente contestó Jelly haciendo un esfuerzo para no fulminarlas con la mirada.
    Dos pisos más y estaba en la que era su casa por el momento, el piso de Gonzalo comenzaba a hacérseles pequeño. El despacho había sido r…

¿No me crees?

Sí, lo sé, llevo meses desaparecida de la blogosfera, de wattpad y, de casi todas las RRSS, pero eso no quiere decir que no estuviera con los dedos en las teclas. Sí, con menos asiduidad de lo habitual por mi regreso a las aulas pero no he de dejado de teclear.
        Bien, entre otras cosas he estado reescribiendo una historia, que meses atrás fue seguida por un increíble número de lectores en wattpad y, ahora está apunto de salir publicada tras haber pasado por chapa y pintura 
¿No me crees? es el título de la historia. ¿Fuiste una de las fieles lectoras? ¿La recuerdas? Refresquemos la memoria...